Fotocomedor

Fotocomedor

lunes, 19 de agosto de 2013

Violencia

Releo  en un libro de Slavoj Zizek donde se refiere una anécdota que cuenta que un oficial alemán visitó en 1945 a Pablo Picasso en París. Allí vio El Guernica y el oficial alemán preguntó:¿esto lo ha hecho usted? A lo que Pablo Picasso contestó: ¡Esto lo han hecho ustedes!.
Suele ocurrir que cuando alguna manifestación de nuestras plataformas sociales, en actitud de autodefensa, utilizan o pueden utilizar la violencia, más o menos física, más o menos psicológica, aparece un gerifalte gubernamental, que últimamente están como voceros muy incompetentes, que tratan de poner la pregunta donde lo hacía el nazi : ¿es esta violencia la que alienta la izquierda? ¿Quieren protestar violentamente contra los parlamentarios y contra la democracia? Así que bien podríamos responder como Pablo Picasso: “no, esta violencia la hacen ustedes”. Porque hay una violencia subjetiva, concreta, puntual, pero la violencia presente, constantemente, es la violencia objetiva, una violencia sistémica que es el resultado de su política. Ya se preocuparán suficientemente por los medios que controlan, que la violencia subjetiva sea la que más se note, la más notable en prensa y televisión para hacerla visible, mientras que la otra, la violencia del sistema se oculta y no se nombra jamás.
Estoy absolutamente perplejo de escuchar tantas mentiras cada día desde las más altas instancias del poder: presidencia, parlamentos, empresarios, etc., resueltas de una manera tan burda, tan prepotente.
Existe y se aplica esta violencia sistémica y lo comprobamos día a día: relación con los bancos, los mercados, las troikas, etc. Es ahí donde reside la violencia capitalista, claramente diferenciada de la violencia subjetiva que puede darse en colectivos o personas frustradas, desengañadas, impotentes,. Apunta Zizek que es aquí donde radica la diferencia lacaniana entre “la realidad” y “lo real”: la realidad se refiere a la realidad social de las personas, a sus problemas concretos de sanidad, de educación, de justicia, mientras que lo real es una lógica abstracta que mueve el  capital y que por supuesto es la que determina todo lo que pasa en la realidad social. Para entenderlo mejor: la realidad social dice que tenemos un país más empobrecido, con mayores diferencias salariales, con niños asistiendo a comedores escolares, con parados de larga duración, con gente sin vivienda etc., etc., mientras que lo real no dejará de emitir informes, índices, encuestas, brotes verdes, etc., que apunten a que el país se recupera, o irá a mejor, pero ¿para quién?¿para el saneamiento financiero?¿para el PIB?. No importa la realidad social, importa, como es más que obvio, la situación del capital. Sin grandes responsabilidades, sin dar cuenta a los representantes del pueblo. Aquí no pasa nada.

En Londres se explica a los visitantes de la bolsa de la City que lo que allí ocurre, el mercado de valores en su salsa, tiene que ver con personas reales y sus productos, como si fuera un mercadillo de productos de la huerta, A esto se le llama simplemente ideología en estado diamantino porque además intentan convencernos de que ésa lógica no es de locura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario