Fotocomedor

Fotocomedor

miércoles, 11 de junio de 2014

Paredes del museo

Algunos textos de reflexión leídos en las paredes del museo.

“Muchos hombres esperan el aplauso de los demás para llegar a ser mejores, y con eso evidencian su vulgaridad. Ninguna flor espera el aplauso de las otras flores para ser la más hermosa, ni ningún árbol para llegar a ser el más alto, ni ningún caballo ni ningún perro para ser los más fuertes, los más esbeltos o los de mejor raza. Simplemente en ese sencillo “ser” los mejores la Naturaleza les da la satisfacción interna que el hombre que necesita el aplauso de los demás no encuentra nunca”.

“El hecho creativo no radica tanto, para el artista, en la forma de usar el pincel o el buril, como en la capacidad de concebir obras importantes. Por eso se desmorona nuestra época: porque no encontramos seres capaces de concebir grandes y nuevas versiones del mundo, porque no surgen hombres con la originalidad suficiente para arrancarnos del tedio y devolver el sentido a nuestras vidas”.

“Lo que el hombre ha perdido por completo es el afán de permanencia. Sus obras no aspiran ya a durar eternamente, sino a cumplir simplemente su pequeña, limitada, momentánea visión del instante. El hombre moderno no entiende -demasiado obsesionado por sí mismo- lo que quiere decir la palabra eternidad. Quiere ser él mismo, personalmente, quien agote todas las posibilidades creativas que antes se concebían en siglos, quiere ser él mismo quien goce de los aplausos que antes llegaban sólo tras la muerte”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario