Fotocomedor

Fotocomedor

lunes, 13 de julio de 2015

Pajaros en la cabeza

“Tienes muchos pájaros en la cabeza”, eso me lo decían en mi juventud las voces más “realistas” para ridiculizar mi izquierdismo. Los griegos tienen muchos pájaros en la cabeza. Han demostrado a los representantes de la Unión Europea que su programa político era de pájaros en la cabeza. A quién se le ocurre ir a negociar con el lirio en la mano de un programa socialdemócrata votado por el pueblo griego e indirectamente ratificado en un referéndum?. Se puede, si se quiere, criticar el asunto del referéndum, pero para mí ha sido la palabra del pueblo griego contra una imposición de política financiera europea que los estaba haciendo polvo. Lo que llevaban los griegos, digo, era eso: un programa socialdemócrata. ¿radical Syriza? Yo no lo he visto nunca así. Pero ese programa tal y como están los aires neoliberales comandados, dirigidos y salvaguardados  por Alemania, era inaceptable para la desastrosa, humillante y deprimente miseria social de la disciplina de la austeridad. ¿Se puede discrepar en Europa?. Ya no. La lógica de los mercados es el “sancta sanctorum”. Los mercados si que son verdaderos pájaros, pero de cuentas. Los grandes grupos financieros dirigen nuestro destino y los gobiernos les dan cobertura política, con nuestro voto o sin él. Y de pájaros en la cabeza también podemos tildar a esa pretensión de que Grecia pague la deuda: todos reconocen que no la podrá pagar nunca. Es lo más duro que podemos imaginar contra la esencia europeísta que imaginábamos cuando europeísmo era un ideal, un marco de seguridad de los derechos civiles configurados tras la segunda guerra mundial y que culminaron con lo que hemos conocido algunos como sociedad del bienestar. Grecia y sus pájaros en la cabeza pretendían un giro en la trayectoria de algo que parece irreversible. ¿No quieres café? Pues ahora tómate dos tazas. Los griegos se quedan con la elección de “Guatemala” o “Guatepeor”. Lo que se dirime en Europa está más allá de la competencia o incompetencia de los representantes griegos. No nos equivoquemos, no ha sido una elección sobre la mejor vía de solución de problemas, sino el pulso sobre conceptos y poder en el seno de la Unión Europea. Si habláramos de incompetencia de las élites griegas indiscutiblemente debemos hablar de la incompetencia de las élites que pretendidamente son europeas ya que son la imagen de un fracaso institucional. Si eres un acreedor indecente y corrupto, de esos que han convertido la deuda privada en pública, no importa, tienes garantizado por encima de todo cobrar. 

Estamos ante una lucha ideológica que claramente la pierde el pequeño, que claramente perderemos la mayoría de los que tenemos los pájaros en la cabeza de las pensiones justas, de la sanidad universal, de la educación garantizada, de leyes laborales que garanticen nuestro futuro. El error de Grecia tal vez ha sido el de iniciar una huelga sin asegurar la capacidad para extenderla. Eso también estaba en juego y también es lo que se intentaba cortar de raíz. Se han volcado y se volcarán en amenazas y miedo. Sufriremos. Y sufrirá el pueblo griego si o sí, pero la responsabilidad de ese sufrimiento no puede ser atribuida a la necesidad vital de seguir teniendo pájaros en la cabeza por la igualdad, por la justicia social. La Europa que sedujo Zeus se nos ha vuelto un ogro.

3 comentarios:

  1. Hola amigo,
    Recordando una frase del proyecto de hombre con voz afeminada: "Haga como yo, no se meta en política". Meterse, es peligroso para el individuo. No meterse es mortal para la sociedad.
    Tienes pájaros en la cabeza es la versión amable. Lo que decía la generación de los que habían pasado por el infierno a los jóvenes de los 70-80.
    Cómo se llego a la "monarquía parlamentaria" y a alcanzar algunas libertades, al menos teóricas, ya sería otra historia.
    Opino que se debe diferenciar rotundamente la actuación del pueblo griego y la de su gobierno. Respecto al pueblo creo que ha intentado lograr una alternativa a una sucesión de desastres y ha elegido a aquel sector político que, simplemente, todavía no había gobernado. Respecto al gobierno, mi opinión es mucho más dura: Dijo todo lo que quería oír el pueblo para ganar su voto. Esto es cierto modo y con matices es así en todos los casos pero elevar la apuesta a los niveles en los que se hizo en este caso, opino que roza la inmoralidad. Romper con Europa, esto es con los poderes que la controlan, supongo que debe ser una posibilidad pero cualquiera puede comprender que se está planteando un cambio de paradigma, dicho en otras palabras, una revolución. No es de recibo que finalmente se le diga a ese mismo pueblo: No puede ser, son muy malos y no aceptan nuestros planteamientos revolucionarios.
    Disiento, amigo. El pueblo griego no voto a favor de una estrategia de negociación determinada, a una propuesta socialdemócrata. Sólo dijo NO a una propuesta de los poderosos. Siempre hemos sabido que es bastante más fácil decir que NO queremos a asumir propuestas de cómo queremos cambiar esa realidad que no aceptamos.
    Finalmente, opino que esta Europa es la que siempre ha habido y que lo demás han sido ilusiones. Los monopolios de poder en manos del dinero que se aseguran una cierta estabilidad para que ese dinero siga creciendo en los bolsillos de unos pocos. Por rebote, una simple carambola de esas que se silban cuando estás en torno a un tapete, les interesa que no haya guerras, por lo menos aquí dentro, en Europa. Mira por donde, en eso sí, hemos salido beneficiados.

    Salud compañero

    ResponderEliminar
  2. Hola amigo. Me ha gustado tu entrada de la entrada. Utilizaba yo lo de pájaros en la cabeza como sinónimo del uso de ideas para cambiar la realidad. Una realidad, la griega, que es lo suficientemente dura y compleja como para declarar desde ya mismo que soy incapaz de abarcar. Pero algunas ideas sí me parecen abarcables como por ejemplo la idea de que el pueblo griego ha estado votando la autodefensa a lo que ha vivido como una agresión. Que venga Syriza a representarlo e intente un cambio que económicamente no era una barbaridad , como es la condonación de la deuda, no me parece inmoral y desde luego no imposible si a los antecedentes históricos nos remitimos. Es mucho más inmoral la hegemonía de la ortodoxia de la austeridad que demostrado tiene sus resultados. Lo que no ha calculado Grecia es que Europa sí ha cambiado, y en esto disiento yo contigo, y ha cambiado creo que para mal. La idea de la Unión Europea buscó evitar la guerra, en eso estamos de acuerdo y de eso nos beneficiamos, pero lo hizo desde el intento no hegemónico de nadie, con discurso humanista y pretensión de unión política a la que por cierto no hemos llegado. Europa ha cambiado y empiezan desde luego a cambiar las hegemonías: Alemania. Desde la caída del Muro y la unificación alemana Europa no es la misma. Desde la aparición de las economías emergentes en el mundo, Europa no es la misma. Desde el liberalismo que tú y yo podemos aceptar y que Europa ha aceptado durante un largo periodo de tiempo hemos pasado a un neoliberalismo que está creando enormes tensiones y está poniendo en juego legitimidades democráticas, troikas o TTIP por medio.
    El pulso que le han echado a Europa lo han perdido los griegos pero los europeos nos hemos dejado unas importantes plumas en el camino de la unidad.

    ResponderEliminar