Fotocomedor

Fotocomedor

jueves, 26 de enero de 2017

Musica celestial

Os dejo este armonioso recorrido por el sistema solar, hacia los planetas exteriores. La estética de la imagen y la música me acerca a la idea de Kepler, que tras enunciar sus famosas leyes que daban razón de las órbitas planetarias, intuyó unas relaciones matemáticas entre las distancias que bien podían emular una sinfonía, o sea, bien podría llamarse música celestial.

Hay una sensación constante de geometría en las formas y volúmenes de esas masas insertadas en cristalinas transparencias como los perdurables siete cielos aristotélicos. También Copérnico, culpable del giro de nuestra visión del mundo, todavía pensaba en esas esferas etéreas donde se encontraban empotrados los planetas.

Se me ocurre que esta sensación de un todo universal lleno y atrapado en lo que los físicos actuales llaman red del espacio-tiempo, no se aleja mucho de aquel antiguo concepto de Parménides de Elea del Todo Es Uno, sin vacíos, que tanto para él como para otros grandes filósofos, no existía.

Ahí tenemos ese casi impensable, inabarcable, concepto del espacio –tiempo cuasi geométrico en su capacidad de curvarlo todo. Toda presencia de masa, o su equivalente de energía según nos demostró Einstein, curva esa red espacio temporal que nos aleja conceptualmente de la Fuerza newtoniana, no sin un ápice de tristeza por la pérdida de tan elegante teoría capaz de explicarlos con la gravedad, la mecánica celeste que conocíamos hace cuatro días.


Todo ese constante movimiento del universo bien podría estar acompañado en su aparente silencio por la melodía que guía este vídeo. Verlo y oírlo a oscuras me ha regalado un poquito de ingravidez.



EPOCH from Ash Thorp on Vimeo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario