Fotocomedor

Fotocomedor

domingo, 21 de abril de 2013

Insomnio


Tengo insomnio. Los ojos como platos escudriñando luces y sombras que adquieren formas abstractas o reales al dictado de la imaginación. Y no falta nunca el que en un intento inútil de aliviar el desvelo, se me ocurra mirar hacia atrás, hacia el pasado. La sensación de estar cruzando fronteras y asumir exilios empieza a pesar mucho.

Cuantas cosas hechas y cuantas que no hice. Cuantos hechos y deshechos, como diría Benedetti, se amontonan desordenadamente en la memoria. Cuantas frustraciones, cuántas alegrías, cuántas lágrimas. Cuantas nostalgias, sobre todo esas que son más fuertes que el mismísimo deseo. Cuanto aire de olvido. Se borran perfiles que van desapareciendo como hace el borrador sobre la pizarra y queda ese aspecto neblinoso de lo tratado.

De todo esto que desfila ¿qué me queda? ¿en qué me reconozco? ¿qué he aprendido?. Algo queda seguramente, incluso sin querer, pero no he conseguido apagar ese fuego de dolor que prende en el alma y te deja marcas imborrables para toda la vida. No es queja, es resignado suspiro. Pasado y presente juegan en este desvelo pero no juega la oscuridad del futuro, no me dejaré abrazar por probables destinos y sus tiranías. Ya me duermo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario