Fotocomedor

Fotocomedor

sábado, 6 de abril de 2013

¿Película?



La película más imbécil, torpe, plasta y hasta algunos cientos de adjetivos más que podría poner sobre la última película de Pedro Almodóvar, Los amantes pasajeros. Cogidos por sorpresa, sin antecedentes críticos, oídos o leídos, nos metimos en el cine a sufrir una verdadera traición a la ganas de ver una comedia y soltar unas risas. Ni risa ni sonrisa: a los 3 minutos de película nos temíamos lo peor y no puedo dar razones de por qué no nos fuimos en el minuto 10.

Qué cantidad de horteradas facilongas, superficiales, plumíferas y plomíferas; qué cantidad de estupideces absolutamente pasadas de moda; qué inútil y autocomplaciente trabajo de este Almodóvar. ¿Qué quería ofrecer al espectador este trabajo increíble (no creíble) e invisible (no visible) del manchego?. Ni en la movida madrileña encajaría esta película, esta bobada, absolutamente decepcionante. Dice mi hijo que no vale ni para bajársela de internet. Y qué rabia da gastarse la pasta en esto. Le pongo un cero patatero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario