Fotocomedor

Fotocomedor

miércoles, 18 de abril de 2012

Zamora


Me acerqué a la Semana Santa cerca de mi pueblo, en Zamora, como siempre, es decir, con mirada antropológica, sin devoción, ya que, como le cuento a mis amigos, soy ateo radical. Añado el adjetivo radical porque los tiempos que vivimos están bastante inflados de fundamentalismos, así que no me queda más remedio que añadir el adjetivo radical como reafirmación ante el fracaso de inteligencia que siempre me han parecido los fundamentalismos de cualquier religión, añadiendo, cómo no, los fundamentalismos históricos expresados en los totalitarismos, contra los que soy obviamente también radical.

Yo me siento libre cuando pienso que todo lo observable parte de causas que no podemos explicar y que producen efectos inexplicables e inabarcables, como el mismo hombre. Ante esa ansiedad por preguntar reaccionamos y gran parte de la ciencia se vuelca en intentar dar respuestas, siempre humanas, claro, tan humanas como las artificiosas construcciones de los orígenes del mundo por  seres omnipotentes. Pero ansiedades, temores, angustias, búsquedas de sentido, sentimientos, mueren indefectiblemente bajo la cortísima edad  que tenemos asignada  en comparación al universo.

Nada impide sin embargo, que este mono con suerte que parece ser el hombre, pueda conocer la diferencia entre el bien y el mal; pueda crear mediante la imaginación y el arte; pueda ser crítico e indagador, en su entorno social o en su entorno físico. Somos poca cosa y además bastante débil, pero nos ayuda la capacidad de conocer y saber. No, no, claramente no necesito a Dios para asumir lo que soy, lo que somos.

Este ateo no obstante se ha recorrido ya gran parte del arte religioso, románico, gótico, etc., de este país, siempre con mirada cultural, que de eso se trata. Así me acerqué, en Zamora, a la procesión de La Soledad, en la que participaban 3000 mujeres rigurosamente vestidas de negro, incluida una capucha que no les tapaba la cara. A los hombres, limitados a tocar la música y el ritmo de tambores, de negro total, sí les tapaba la cara. La Virgen de la Soledad también iba con manto negro. El ritmo lento propio de la procesión, la gran participación de las cofrades, la música, el arte de las figuras, contribuían con enorme fuerza al acto de representación del éxtasis colectivo, mitad fiesta, mitad devoción, se movía el espíritu, gracias a todos esos elementos. Me hicieron pensar, claro. Las artes, música y escultura, consiguen provocar esa exaltación. Las figuras, curiosamente, cuanto más humanas, más alientan la devoción. Una Virgen sin cara de humanamente afligida, un Cristo que no sea verdaderamente hombre, en sus rasgos de sufrimiento, de melancolía, de cuerpo muerto, no provoca las mismas reacciones.

Al final de la procesión, lucía una Luna llena fulgurante. Visto desde ella qué simple se ve la complejidad de nuestros ritos. En fin, me alegré mucho de que todo aquello fuera obra humana, imaginación humana, sensibilidad humana, diversidad humana. El Dios de los creyentes, como es lógico, sigue y seguirá, sordo, ciego y mudo.

Pongo fotos (de lo humano, no de lo divino).











No hay comentarios:

Publicar un comentario