Fotocomedor

Fotocomedor

jueves, 25 de octubre de 2012

Física Cuántica y Cosmología



Ayer estuve en una conferencia con el rimbombante título  de “Física Cuántica y Cosmología” en mi Agrupación Astronómica de Sabadell. Es curioso que uno tenga, así al pronto, la tentación de justificar cierta pedantería que acompaña a la ocurrencia de asistir a este tipo de actos y temas. Puede parecer que se acude por  snobismo cuando se intuye, con razón, que uno no tiene ni puñetera idea de física cuántica y mucho menos de explicarla. Pero no es el caso, yo acudo sin etiquetas y con verdadero interés.

Por lo que oí, da la sensación que la Física está rayando unos límites que pueden cambiar de un momento a otro el paradigma, es decir, cambiar el conjunto de ideas, conceptos, cálculos, predicciones, etc., con los que hoy nos relacionamos. A éstos cambios de paradigma o cambios radicales en la forma de pensar la Física  han contribuido históricamente nombres propios como Galileo, Newton y cómo no Einstein, pero los cito sólo para entender lo que puede  significar el cambio tan amplio de la mirada de la Física, ésos cambios que cuestionan y ponen en crisis con sus preguntas las ideas establecidas. Ya me gustaría a mí que en lo social hubieran cambios de paradigma del mismo calado.

A lo que vamos. La conferencia la dio el  Doctor David Jou, que ha publicado un montón de trabajos en el campo de la física de partículas y otros temas que no vienen al caso. Básicamente  trató de explicar (en una hora de conferencia con contenido coges un verdadero empacho) que aquello que ocurre en lo más pequeño nos acerca a la idea constitutiva de lo más grande: el Universo, y más concretamente sus inicios. La idea de lo pequeño y su interacción es el objeto mismo de la física cuántica, así el estudio durante décadas nos explica las diferentes generaciones de partículas nuevas descubiertas (tres generaciones de leptones y quarks, por el momento) gracias a la  aportación de la enorme cantidad de energía necesaria en los experimentos (acelerador de partículas CERN, aquí en Europa) que tratan de acercarse a la enorme cantidad de temperatura, densidad y energía en los momentos iniciales de la creación del universo. Aquí se sitúa la conexión entre lo pequeño y lo grande. Es de una complejidad manifiesta dar los detalles, pero es ahí, en la base misma de la constitución de la materia donde vamos dando respuestas a grandes preguntas.

Descubrir nuevas generaciones de partículas (por ahí anda el mediático bosón de Higgs) acarreará cambios fundamentales en la Física que llamamos standard y quién sabe si esos conceptos de materia y antimateria, materia oscura y otras lindezas serán tan típicos como aquellos dos trenes que salen de A y B  con sus respectivas velocidades y hay que averiguar cuándo y en qué punto se encontrarán (no metamos los retrasos de cercanías para no liarnos).



No hay comentarios:

Publicar un comentario