Fotocomedor

Fotocomedor

jueves, 9 de mayo de 2013

Robo


Ya se que es una obviedad decir que nos están robando: nuestro dinero, nuestros derechos laborales, derechos civiles, vivienda, sanidad, educación, etc. pero es que también nos están robando el lenguaje. Lo que dicen los políticos no tiene el mismo sentido que el lenguaje natural, cotidiano. Por ejemplo: “el Partido Popular está cumpliendo su programa electoral pero adaptándolo a las circunstancias”. Esteban Gonzalez Pons dixit.¿Somos idiotas o qué? ¿Qué coño son las circunstancias, la realidad , sino el producto de lo que hacemos o dejamos de hacer?.

Se han propuesto insultarnos cada día, provocarnos cada día, demonizarnos cada día (la PAH son una panda de “nazis”) con la intención según parece de convencernos de que la miseria, el desmadre social, político y económico es culpa nuestra (acordaros de aquello de vivir por encima de nuestras posibilidades) Resulta que los parados son chanchulleros, los funcionarios unos mantas, los médicos aliados del despilfarro, los maestros manipuladores, los jueces el colmo de la soberbia y toda la oposición y los demás de a pie somos unos irresponsables, o sea, parece que hablan en clave calvinista, aquella que identifica la desgracia con no tener el favor de Dios, o lo que es lo mismo, Dios no nos ha elegido a nosotros, los ha elegido a ellos y resulta que les ha dado una varita mágica para hacer todo lo que les de la gana: la mayoría absoluta. Es el comodín que sirve para descalificar  una  queja de barrio o cambiar un artículo de la constitución.

Por si fuera poco hay que aguantar a esa perversa “tele trola” y a esa perversa prensa puesta de rodillas ante un neoliberalismo absolutamente obsceno  sujetado por una clase social obscenamente pudiente cuya inteligencia no les va a dar para parar la enorme limpieza de material humano que está quemando, laminando a este pais. No habrá fuerza que pare una división de clases tan brutal como la que se sintetiza en un crudo e injusto reparto de la riqueza: los que más ganan lo hacen 300 veces más que los que ganan menos. El suicidio está servido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario