Fotocomedor

Fotocomedor

lunes, 30 de septiembre de 2013

Pastel inteligente

Siempre he dicho que lo único que puedo llegar a envidiar es una casa de verdad, es decir, puesta en la tierra, de un solo plano y con un huerto generoso. Como no he tenido la oportunidad de tener casa, no he tenido la oportunidad de tener huerto, así que esa maravilla de relación que se establece con la naturaleza mediante unos tomates, unos pimientos, unas patatas, etc., la sustituyo por un poco de cocina. Ya veis qué sencillo es de sustituir y qué complicado para hacerlo bien. Pero tengo alguna ayuda y se trata de La Tata Conxi que con su saber hacer me pica de vez en cuando y me atrevo con algunos postres. Elijo los postres porque éstos son los menos esenciales en la comida, quiero decir que son lo que realmente no necesitamos para alimentarnos. Es un capricho añadido a nuestra alimentación y por capricho hace uno un huerto o postres, que lo mismo da que da lo mismo. El último postre se llama “pastel inteligente” y no tiene nada que ver el nombre ni con la corrupción ni con la ironía política. No. Se trata de que al mezclar los ingredientes en la elaboración, luego, en la cocción se distribuyen cada uno en su sitio: una base, una especie de flan consistente y un poco de bizcocho. por este orden. Así que aquí lo tenéis, el pastel inteligente que tal vez recibe su nombre también porque no hay que emplear ningún azadón.




No hay comentarios:

Publicar un comentario