Fotocomedor

Fotocomedor

jueves, 1 de marzo de 2012

Releer

Estoy leyendo una novela fantástica: Yo confieso, de Jaume Cabré. La de hoy no será la única referencia que haga de ella pues estoy tocado por la lectura del capítulo 38. Pero a lo que vamos, extraigo literal la narración en la pagina 561:

"Isaiah Berlin dejó el libro en la mesita auxiliar y dijo leo a diario y cada día me doy cuenta de que me falta todo por leer. Y a veces necesito releer, aunque sólo lo que merece el privilegio de la relectura.
-¿Y qué hace merecedor de ese privilegio?.(...)
-La capacidad de fascinar al lector; de admirarlo por la inteligencia que contiene o por la belleza que genera. Aunque con la relectura, por su naturaleza, siempre entramos en contradicción.
-¿Qué significa éso Isaiah?.(...)
-Un libro que no merece ser releído tampoco merecía ser leído,(...) pero antes de leerlo no sabíamos que merecería la relectura. La vida es así de cruel."

Afirmo con contundencia que el libro de Cabré merece ser releído.

1 comentario:

  1. El libro que marcó el término "relectura" en mi conciencia literaria fue "La Historia Interminable"... fue acabar de leerlo y, acto seguido, empezarlo de nuevo. Doy mil gracias a ese libro por hacer que mi fantasia sea "interminable".

    ResponderEliminar