Fotocomedor

Fotocomedor

domingo, 2 de febrero de 2014

La Venus de las Pieles

Buena película. Ayer, a las cuatro y media de la tarde, en lugar de hacer una siesta que el día pedía a gritos que fuera larga, me fui al cine. “La Venus de las Pieles” de Polansky. Buena concentración en el cine, nada de cubos inmensos de palomitas y rumiantes de fondo para distraerme: seis personas en la sala.
No soy cinéfilo ni melómano, pero música y cine me han regalado placeres a veces insospechados. Además me encanta ver una película de las que has tenido pocas referencias previas que generalmente te condicionan.
Desde el principio me enganchó esta película. La cámara se mete en un teatro en el que ya se han hecho unas pruebas para el papel de una sola actriz  ya que la obra que se representará sólo tendrá dos personajes. Empieza aquí el juego de la ficción (cine) sobre la ficción (teatro) basada en la ficción de una obra del siglo XVIII emparentada, según relato de los personajes, con aquél que da nombre al masoquismo. Tiraré de referencias para confirmar detalles pero ahora no me interesan.
El masoquismo, el juego de la dominación, el juego de poder, en un ambiente erótico, libidinoso, y la transformación de los personajes en un cruce constante de representación y realidad consiguen un “crescendo” que revela las pasiones verdaderas,  de los representados y los que representan. Agazapadas esas tensiones sexuales masoquistas de él, van aflorando gracias a la habilidad de ella. La erótica que se desprende de su actuación, se convertirá en una herramienta de castigo para él y como intenta revelar una expresión bíblica a la que hacen referencia los personajes: “ … y Dios lo castigó poniéndolo en manos de una mujer” (algo del Levítico).

Los actores trabajan muy bien, sólo un baile erótico al desnudo, tratado estupendamente, exige de la actriz de cine un esfuerzo difícil de conseguir que es danzar con soltura, pero vamos, yo se lo perdono. Lo consigue mucho en escenas bien llevadas con fuerte seducción. Polansky trabaja con inteligencia, con ironía, con cierto humor también y consigue que dos personajes en pantalla, sólo dos, llenen un tiempo que se me hizo corto. Insisto: buena película.

No hay comentarios:

Publicar un comentario