Fotocomedor

Fotocomedor

sábado, 11 de febrero de 2012

Tribunal Supremo


Confieso que no veo ninguna grandeza en la decisión del Tribunal Supremo de inhabilitar al juez Garzón 11 años. No podría decir que, a pesar de todo, tenemos un alto tribunal que funciona y es garante en último término del reparto de justicia. Qué difícil va a ser ese sentimiento con la que está cayendo. La impresión es que el TS se ha puesto de rodillas ante esa especie de ingeniería del fiasco administrativo-judicial y ha ido mucho más allá de lo que se le pedía para conseguir el objetivo de fondo: matar la soberbia de un juez estrella que ha metido el hocico demasiado en los temas que al verdadero poder no le interesa. Han ido mucho más rápido a por el juzgador que a por los juzgados. Y lo que queda todavía: la parte innombrable del fascismo español, la cuenta de resultados de los crímenes franquistas. Me imagino si esa misma ingeniería pondría en tela de juicio los métodos “erróneos” de Garzón si los potenciales juzgados fueran del entorno etarra.

Los Al Capone celebrando su fiesta tirando los billetes de la corrupción como papelillos en fiesta de cumpleaños. Qué impotencia. Qué sensación de ataque generalizado tengo en estos momentos que acabo de leer algunos de los apartados de la reforma laboral . Qué vendaval de ataques a los derechos conseguidos, a veces con sangre. La frustración se puede sumar al odio y ciertamente no es lo mejor para sostener una convivencia basada en reglas de juego que procuren la igualdad, económica, social, cultural, de una sociedad que a partir de hoy la siento mucho más débil, mucho menos cohesionada, mucho más víctima. Por si fuera poco, hay que ver qué énfasis ponen algunos periodistas para cargar contra los “apolillados” sindicalistas. En momentos tan difíciles se nos pide responsabilidad  y medida de consecuencias si se nos ocurre responder ¿pero cuántas mejillas cristianas creen que tenemos?.

3 comentarios:

  1. La memoria es un don, un archivo de recuerdos y vivencias. Esa cualidad nos hace aprender de nuestros errores... la experiencia se trensmite mediante supervivientes, entonces, que es el olvido? Es el anatema de nuestros recuerdos, es el silencio de las voces de nuestros padres y abuelos. Podemos ofrecer perdon, podemos aprender, pero nunca olvidar. Nuestros antepasados lucharon por sobrevivir, por aprender y evolucionar. Aquellos que quieren recordar y no olvidar son perseguidos por una justicia falsa, aquellos que quieren que recordemos y que defienden lo que es justo, son ajusticiados... los agentes de esa autoproclamada "justicia" son los celebrantes del olvido. La verdadera justicia es atemporal, las acciones del pasado deben permanecer en el recuerdo de todos nosotros y la justicia siempre debe estar presente para evaluar las consecuencias y establecer un nuevo recuerdo medido y justo para que las generaciones venideras aprendan, evolucionen y, sobretodo, no olviden.

    ResponderEliminar
  2. Ahí le has dao hijo....estoy impresionao...

    ResponderEliminar
  3. No estoy impresionada... Siempre a la altura. Estoy emocionada!
    Gracias a ambos por vuestras palabras

    ResponderEliminar